El colectivo de autónomos especializado en el sector de la construcción sigue siendo uno de los que más siniestros padece, más incluso que entre los trabajadores asalariados.

Es fundamental que los autónomos en la construcción conozcan a fondo todo lo relacionado con la ley de Prevención de Riesgos Laborales indicada en la Ley 31/1995 del 8 de noviembre, para entender más profundamente el uso y el funcionamiento de los equipos de protección. Esto se traduce en que todos los autónomos dentro de este sector tendrán que ajustarse a la contratación de un plan de prevención.

Muchos accidentes pueden provocar heridas fatales en un sector de alto riesgo como es la construcción; cortes, perforaciones, caídas, quemaduras, electrocuciones, entre otros tipos de accidentes, están a la orden del día y es imperativo para el autónomo conocer todo lo concerniente tanto a su propia seguridad como a la ajena.

Si nos concentramos en los elementos de seguridad más estandarizados dentro del sector de la construcción hallamos el casco de seguridad y el calzado de punta de acero, que ofrecen una protección básica en estos entornos, evitando la mayoría de los percances más comunes. También hallamos los guantes de seguridad para evitar cortes serios, así como gafas de protección para evitar posibles quemaduras y protectores de oídos, que aislarán al trabajador de los ruidos procedentes de máquinas o herramientas muy sonoras. Luego, y no menos importante, encontramos el arnés de seguridad para trabajar en alturas, en extremo necesario para evitar caídas fatales.

El conocimiento de toda esta reglamentación por parte del autónomo le brindará una forma más segura para desarrollar su trabajo, y no solo para él, sino para todo el entorno donde desarrolle su actividad como profesional.

Para más información sobre materia laboral contacte con Labor Asset, gestoría especializada en ámbito laboral, fiscal y contable.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *